La industria farmacéutica controla a los gobiernos

Publicado en Noticias
0

Josep Pàmies es un horticultor catalán y activista contra los edulcorantes químicos y los transgénicos que acaba de impartir un curso de dos días en el centre Bit de Inca sobre las propiedades terapéuticas y alimentarias de la planta denominada Stevia. El acto, organizado por Slow Food Illes Balears y Unió de Pagesos, ha despertado un gran interés.

¿Qué es la ´Stevia´?
-Es una planta de origen paraguayo, de la cual Cristóbal Colón ya hablaba. Tiene un gran poder edulcorante, natural, sin ninguna caloría. Se consume cruda o seca y es una gran antidiabética y muy buena para la hipertensión, la ansiedad y la circulación.

-¿Cuándo se interesó por la planta?
-Hace unos nueve años descubrí la historia de una asociación americana de padres de hijos que habían muerto, según consideraban, por la ingesta de aspartamo, un edulcorante químico transgénico cuya patente pertenece a la multinacional Monsanto. Estos padres reivindicaban la legalización de la ´Stevia´ como alternativa a los edulcorantes químicos artificiales.

-Entonces empezó a cultivarla…
-Sí, y empecé a conocer sus propiedades a través de libros e internet. Quería saber si era verdad lo que se decía, porque si era así, era algo revolucionario. Ahora ya han pasado 20.000 personas por mi casa a buscar ´stevia´. Hay miles de diabéticos prácticamente curados, con medicación controlada. La medicación química produce una mala calidad de vida, infartos, imputaciones, cegueras…La combinación de la ´stevia´ con medicamentos ayuda a no aumentar las dosis de éstos y contribuye a que el páncreas vuelva a funcionar. Está demostrado científicamente y, a pesar de ello, la planta sigue prohibida en Europa.

-¿Por qué está prohibida?
-Simplemente porque dicen que es un alimento nuevo en Europa y debe someterse a unas investigaciones científicas. La Organización Mundial de la Salud, en julio de 2008, autorizó la ´stevia´ en todo el mundo como una planta muy segura y con muchas ventajas para diabéticos e hipertensos. No obstante, la Agencia de Seguridad Alimentaria europea no la autoriza. Hay presiones muy fuertes de la industria farmacéutica, que no quiere que la planta entre en el mercado porque provocaría un descenso terrible en las ventas de medicamentos químicos. El negocio del azúcar, controlado por cuatro multinacionales, es terrible. Si se plantase ´stevia´ en 200.000 hectáreas a nivel mundial, una nimiedad, se podría fabricar edulcorante para toda la humanidad.

-¿Por qué cree que la industria farmacéutica no quiere que esta planta se popularice?
-Es la industria que controla el mundo. Creo que hay un montaje para enfermar a la sociedad de forma crónica y puedan ser rentables otros medicamentos que ayudan a cronificar las enfermedades. En Catalunya tenemos una persona extraordinaria, una monja benedictina de Monserrat, doctora en Medicina y en Teología, que ha escrito un libro sobre los crímenes de la industria farmacéutica en el que acusa a cuatro o cinco multinacionales de crímenes contra la humanidad. Y a nivel político es difícil que cambien las cosas porque estas compañías controlan a los gobiernos.

-¿Hay multinacionales que se han interesado por la ´stevia´?
-La Coca-cola ya ha patentado la planta conjuntamente con Cargill, y también la Pepsi-cola. Cargill está realizando la parte de mejora genética de la planta para que no produzca ningún azúcar beneficioso para la salud, sólo un azúcar limpio y no perjudicial. Lo que es medicinal no les interesa para nada. Dentro de unos años, y si no actuamos, las semillas de la ´stevia´ serán transgénicas, sólo producirán el azúcar que quieren estas empresas.

-¿Entonces, qué alternativa tiene la gente al monopolio de esta industria?
-La única vía que nos queda es que la sociedad conozca la planta y crear núcleos de cultivadores de ´stevia´ para que se extienda como una balsa de aceite por todo. Si reproducimos mediante esquejes, lo que es una gran suerte porque la planta lo permite, nunca se contaminará a través de la polinización de las flores.

-¿Cómo puede conseguirse esta planta en Mallorca?
-Unió de Pagesos y la asociación Slow Food Balears tendrán payeses productores de la planta para repartirla. Yo lo he hecho de forma gratuita durante muchos años, ahora ya es inviable porque el coste es muy grande. A partir de ahora cobraremos algo, y una parte será para financiar una asociación que hemos constituido, la Dolça Revolució, que trabajará con todo tipo de plantas cultivables en pequeños balcones de salud y ofrecerá información sobre las propiedades. La ´stevia´ es un motivo para llegar a mucha gente, porque hay millones de diabéticos en el país que podrán contar con alternativas a la medicina oficial, que sólo aporta paliativos.

Deja tu comentario con

Escribe un comentario

Todos los campos con * son obligatorios.

*

Loading Facebook Comments ...