Santa Maria se engalana con el rojo de antaño

Publicado en Noticias
0

La fachada de Ca S´Apotecari luce desde ayer 3.000 kilos de ´pebres de tap de cortí´ gracias al empeño de Slow Food por recuperar una variedad en peligro

El antiguo casal de Ca S´Apotecari, en Santa Maria, viste desde ayer de los olores y colores del pasado. Miles de ejemplares del pebre de tap de cortí lo tiñen de rojo en una suerte de protesta pacífica ante la “insostenibilidad” del modelo de consumo actual, según explicó el director general de Calidad Ambiental, Pep Lliteres, durante la presentación de los primeros resultados del empeño de Slow Food Illes Balears por recuperar el pebre bord original, alabado ya por el archiduque Lluís Salvador y sustituido hoy por variedades procedentes de Murcia, Marruecos y Brasil.
“Las semillas locales se erosionan genéticamente a una velocidad de vértigo y van a caer en manos de grandes corporaciones que las patentan y que nos harán comer a todos una misma clase de melón, una misma clase de tomate y una misma clase de pimiento”, se lamentaba ayer Laura Buades, presidenta del movimiento. Y eso es, precisamente, lo que trata de evitarse con un proyecto puesto en marcha nueve meses atrás, cuando se distribuyeron 16.000 unidades de plantel de esta variedad de pimiento entre productores ecológicos.
“Por primera vez, como payés, no me he sentido el último mono”, celebraba Joan Adrover, que “plantó, cuidó y mimó” 6.000 pimientos, y que ya se ha aventurado a elaborar con ellos sobrasada. “El olor fue el mismo que el que sentía cuando mi abuelo me enseñaba a hacer matanzas”, expuso, mientras Damià Bover recordaba que, “después de respirar y beber, lo más importante es la comida” y Gori Lladó se confesaba “admirado de que haya venido un ciutadà a decirnos que debíamos recuperar el pebre bord”.
Con la cosecha de la primera flor, a mediados de agosto, se recogieron los primeros 4000 kilos, secados sobre cañizos en la finca de Son Durí, en Vilafranca, mientras que otros 3.000 cuelgan de la fachada del futuro ecomuseo de Santa Maria.
Vecinos de la localidad, junto a integrantes de la Agencia del Voluntariado de Cort han contribuido al enfilado de los pimientos, como hicieron también miembros de la comunidad terapéutica de Projecte Home de Ses Sitjoles, en Campos, e internos del centro penitenciario de Palma, algunos de los cuales asistieron ayer a la presentación del resultado final. Su director, Manuel Avilés, agradeció a Slow Food que contara con el equipo directivo, funcionarios, terapeutas e internos, “abiertos a la sociedad mallorquina y con ganas de integrarnos en ella”, mientras que Rosa Vich, la alcaldesa de Santa Maria, donde hoy se celebrará un mercado ecológico, destacó el potencial turístico de la recuperación del una instantánea que recuerda al pueblo “tal y como era hace 35 años”.
El proyecto, titulado Recuperant el Pebre de Tap de Cortí, recuperant el Pebre Bord y que contará en adelante con la colaboración de Sa Nostra, se encuentra ahora en el ecuador de su desarrollo. “Este otoño, elaboraremos el pebre bord con estos pimientos y los de Son Durí”, explicó Buades, que confía en que, en colaboración con la Associació de ramaders del porc negre, la sobrasada vuelva a saber por fin a sobrasada.

Deja tu comentario con

Escribe un comentario

Todos los campos con * son obligatorios.

*

Loading Facebook Comments ...